martes, 3 de agosto de 2010

Buceando... a la busca de buenas piedras.

Mañana martes tengo prevista una salida para llevar a 2 amigos a bucear. Hacen submarinismo con botella, con mucha afición, pues en nuestra costa es complicado lograr buenas inmersiones.
El agua suele estar bastante turbia, sobre todo por el fondo. No se si es debido a las corrientes atlánticas en nuestro golfo, o por la desembocadura de 2 grandes ríos como el Guadalquivir y el Guadiana, a la vez que otros menores como el Tinto, el Odiel, el Piedras, y el Carreras, sedimentos, otras causas, o una mezcla de todas ellas.

Con mucha suerte se puede lograr una visión como la siguiente, con gran cantidad de peces, pero con una visibilidad en nada parecida a otras zonas del litoral mediterraneo andaluz.

Más fácil es fotografiar en el fondo bogavantes, langostas o centollos.



Bueno, para mañana la idea es comprobar algunas marcas que tenemos que no está claro sean piedras o barcos hundidos. Ver si tienen vida o no.
Estos pecios, cuando ya llevan tiempo bajo el agua, se convierten en buenos refugios de peces, alojando en ocasiones buenos bancos de sargos.

O mejor aún, alguna que otra corvina.

Lo peor de lo que suele verse, es la abundancia de toda clase de basura. Lo más habitual son restos de cabos, redes, nasas y otros artes de pesca. Se enganchan en las rocas o restos de los pecios, y acaban por romperse, dejándolas abandonadas a sus suerte, lo cual acaba matando gran cantidad de fauna, y es un peligro a considerar para los buzos.


Para los pescadores de caña, sobra decir lo que supone esto de enganches y perdidas de aparejos.

Me gusta mucho luego oír los relatos de lo que han encontrado abajo, ver la fotografías y vídeos de la inmersión. se aprende bastante del comportamiento de los peces, y se puede mejor organizar una buena pesca en la piedra.
Además, me interesa ver como andan esas piedras pues ha venido este verano un amiguete vasco a visitarnos, muy aficionado a la pesca submarina. Todo un deportista que baja con tranquilidad los 25 metros a pulmón, y que tiene unas ganas locas de sacar una de las famosas corvinas de gran tamaño que cuentan, abundan por nuestras costas.

Ya vino el pasado verano y no lo logramos, aunque sacamos otras buenas capturas.


Probablemente con él salga varios días, y ya os contaré como va todo.

1 comentario:

  1. Buena entrada y buen reportaje que te has currao, enorabuena.
    salu2

    ResponderEliminar